25 de mayo de 2024

De la Literatura Canaria en Cabaiguán, Cuba

EN EL DÉCIMO ANIVERSARIO DE LA NOVELA “EL RUMOR DE LAS FOLÍAS” (2014–2024), DE YARA MEDINA O JANE HORMUTH.

POR MARIO LUIS LOPEZ ISLA Y

                                               ESTER LIDIA VÁZQUEZ SEARA.

En julio de 1980, los autores de este artículo nos unimos en matrimonio; más de cuatro años después, el 26 de octubre de 1984, vino al mundo nuestro primogénito Andy Luis. Tuvieron que pasar muchos años, para conocer que sólo nueve días antes había nacido en Las Palmas de Gran Canaria, una criatura que con el devenir del tiempo se convertiría en una excelente y conocida escritora española de novelas históricas y románticas: Yara Medina o Jane Hormuth.

A ella la conocimos personalmente el 11 de octubre del año 2016, en ocasión de presentar nuestro libro Emigrante canario. Un herreño en Cuba, en el local social de la Orden del Cachorro Canario, en la ciudad de Las Palmas; sin embargo, un tiempo antes supimos de su existencia a través de un valioso regalo de nuestra entrañable amiga aruquense, Iris Carballo Deniz, a quien llamamos Chiki, que nos trajo a Cuba desde su tierra, a mediados de ese propio año, un libro de Yara titulado El rumor de las folías, que había sido publicado inicialmente en el año 2014, aunque después ha tenido otras muchas ediciones.

La cariñosa dedicatoria comenzaba: Gran familia cabaiguanense, como un “rumor” llegaron ustedes a mí y como una “folía” se me metieron en el corazón. Espero disfruten de las páginas de este libro, como yo disfruto de las páginas de la vida cuando encuentro gente como ustedes

Pero había más; luego de leerlo y apreciar su correcta redacción y atractivo contenido, nos asombramos de descubrir que la escritora mencionaba en varias páginas a nuestro lugar de residencia, Cabaiguán, el municipio más canarizado de toda Cuba en las primeras décadas del siglo pasado, auxiliado —según nos contó posteriormente ella— ¡nada más y nada menos!, que de un libro [1] escrito por nosotros y publicado en Canarias varios años antes, que había consultado en la biblioteca de la villa de Vega de San Mateo, donde trabaja en un negocio familiar. Sin dudas, se imponía conocernos, lo que ocurrió de la manera que describimos al inicio de este texto, pues todos procuramos el encuentro a través de Chiki.

A propósito de conmemorarse este año el décimo aniversario de la publicación de El rumor de las folías, decidimos escribir este modesto artículo, adelantando que, aunque sin la presencia física de la autora, la mencionada obra tuvo su primicia en Cuba —con un ejemplar en papel enviado por la propia Yara— pues se presentó en la Casa Canaria de Cabaiguán, a propósito del XI Evento de Narrativa Un pueblo con suerte, el 27 de noviembre de 2020 a las cuatro de la tarde; aclaramos que fisicamente Yara no estuvo en esa ocasión, pero sí su imagen y su palabra, porque en el foro virtual desarrollado a través de la tecnología, ella dio a conocer su agradecimiento por lo que para ella significaba un honor y habló de su libro en cuestión.

Creemos oportuno recordar —a propósito de la afirmación de esta escritora— que Honrar, honra, según José Martí, Heroe Nacional cubano e hijo de la canaria Leonor Pérez Cabrera, cuyo padre Antonio Perez Monzón (por tanto, abuelo materno de Martí) era natural de ese bello y pintoresco pueblo llamado Vega de San Mateo, entrañable lugar para nosotros, por haber sido en su biblioteca, donde coincidimos inicialmente —literatura de por medio— Yara y nosotros; así que, definitivamente, el honor se multiplica en las Dos Orillas. [2]

Por otra parte, ella no olvida lo que significó para su labor, la mencionada institución cultural veguera. Sobre el tema nos contó: El trabajo de recopilar información fue arduo… La biblioteca municipal me sirvió como guardián de tesoros históricos con los que inspirarme. El bibliotecario Ruyman fue una parte clave para hallar buenos ejemplares que hablaran de historia canaria del siglo XX.

En cuanto al contenido de la novela, con notable complicidad adelantamos que la protagonista, Luisa López, vive en Fuerteventura, y decide pasar el Atlántico y viajar a Cuba para eludir un matrimonio concertado por su padre con un hombre mayor que ella, en tiempos de la Segunda República; la trama se desarrolla entre 1933 y 1936 y llega hasta la Guerra Civil, aunque también nos lleva, ocasionalmente, hasta 1988.

Su nueva vida —decisión esta tomada con firmeza por la protagonista— está llena de recuerdos, sueños y aventuras de amor. Es así que en el barco donde viajaban muchos emigrantes canarios hacia Cuba, conoce a una familia que sería determinante en su vida: los Westerling y entre todos ellos, a uno muy especial: el joven Tomás.

La novela, en sus más de cuatrocientas páginas, va complicándose con viajes, amoríos, matrimonios, persecusiones, huidas, encarcelamientos y hasta fusilamientos.

Sin dudas, el contexto real en que se desarrolla la trama, atrapa irremediablemente al lector; es así que la novela, con sus personajes ficticios —construidos cada uno de ellos con una precisa sicología— trasmite las ideas noveladas de la autora, pero también la canariedad de su protagonista y el ambiente cubano que enrola a miles y miles de emigrantes de todas las Islas Canarias, en los ya lejanos años de ese fenómeno.

No abundaremos más en el argumento del libro, porque no es nuestro propósito contar, ni tan siquiera hacer un recorrido específico sobre la trama que nos ofrece la autora, sino sólo ilustrar estas páginas con lo elemental, para que el potencial lector de la obra, reciba nuestra recomendación y no deje de leerlo.

En cuanto al motivo esencial de este artículo, la aparición en El rumor de las folías de nuestro municipio, en especial en el capítulo titulado CUBA: TIERRA DE OPORTUNIDADES, debemos aclarar que aunque Yara estuvo en Cuba en el 2012 tras la huellas de su tatarabuelo emigrante a Pinar del Río, Matías López, y que según sus propias palabras: No me resistí a pisar Cabaiguán, no nos conocimos entonces. Además, a pesar de que el pueblo que conoció ya había cambiado mucho en casi ochenta años, trascurridos de la época en que situó su novela, se propuso mencionarlo como destino cubano de sus protagonistas y al escribirla logró contextualizar y recrear el ambiente de la época utilizando nuestro libro, lo que nos ha llenado de satisfacción, agradecimiento y orgullo.

La llegada en tren de Luisa, la utilización como personaje de Enrique Galiano, un real y muy conocido vecino del lugar, y la detallada descripción del poblado —que entonces se urbanizaba y crecía a grandes pasos de la mano de cientos y de miles emigrantes canarios— incluyendo calles icónicas como la Valle y comercios, restaurantes, cafés, logias, bancos, personajes reales como el gomero Pedro Darias Mora y sobre todo, la presencia en masa de emigrantes canarios que dejaron su huella identitaria en el territorio hasta nuestros días, constituye un singular y apreciable elemento que no debe pasarse por alto en la lectura de la obra y su relación con el municipio conocido como la Capital Canaria de Cuba.

Además, la presencia de Luisa en la finca del mencionado propietario, sus vivencias en la misma —adornada con pasajes ingeniosos como el desconocimiento generalizado por parte de la protagonista de productos de la tierra cubana tales como los frijoles, el arroz, los plátanos machos, la yuca y la malanga, entre otros— y su relación con personajes como Rita, la hija de Galiano, muestra el desarrollo del pensamiento ficcionado por parte de la autora, lo apreciamos en todo su valor histórico-cultural.

Por último, no podíamos dejar de mencionar, que un ejemplar del libro se encuentra a disposición de los lectores de la Biblioteca Pública Municipal  —dónde además se atesoran decenas de ejemplares de libros de otros autores canarios como Silvestre de Balboa, Benito Pérez Galdós y Pedro Lezcano, por sólo mencionar tres de ellos— por un gentil donativo de la propia autora y otro, el nuestro —con la dedicatoria entrañable de la Chiki— descansa en los estantes de la biblioteca de la Casa Canaria de Cabaiguán, donde también puede consultarse.

En cuanto a la autora —además de haber mencionado al inicio de estas páginas su fecha de nacimiento— queremos agregar que es Licenciada en Publicidad y que desde la adolescencia ama la literatura y la historia —desde los doce años de edad comenzó a convertirse en una ferviente lectora de ambos géneros—, lo que despertó en ella la creación a partir de la mezcla de la realidad con la imaginación, que dio como resultado esta, su primera novela, a la que han seguido otras también exitosas.

Esperamos que este artículo contribuya, y llegue a tiempo, a ese entrañable acto por el X aniversario del Rumor de las folías, que se celebrará en Teror el próximo sábado 27 de abril y que a partir de ahí, esté presente junto a ella en las otras actividades, que con seguridad llenarán el ambiente cultural de las Islas y de toda España, hasta llegar a la fecha exacta de su publicación original, el 11 de noviembre del presente año, fecha en la que esperamos estar junto a ella y compartir sus éxitos y emociones. Gracias Yara, gracias Canarias, gracias Cuba.

 

[1] López Isla, Mario Luis y Ester Lidia Vázquez Seara. Isleños en Cuba. Episodios de la emigración canaria a Cabaiguán. Ediciones Idea, Santa Cruz de Tenerife, Islas Canarias, España,1997.

[2] Denominación utilizada por historiadores y escritores desde décadas atrás, para referirse a Canarias y a Cuba.