29 de febrero de 2024

La asistencia domiciliaria a isleños en Venezuela: «Lo mejor que el gobierno canario nos puede estar dando»

Ovelina Abreu y Cati, usuaria y trabajadora de la asistencia domiciliaria del Gobierno de Canarias en Venezuela

Ovelina Abreu y Cati, usuaria y trabajadora de la asistencia domiciliaria del Gobierno de Canarias en Venezuela

El Gobierno de Canarias mantiene y refuerza los programas de asistencia a los isleños en situaciones más vulnerables en Venezuela. La asistencia domiciliaria se ha convertido en un auténtico salvavidas para muchos de ellos, ya muy mayores y que en su mayoría se han quedado viviendo solos.  En estos momentos varias entidades canarias atienden con este servicio a 303 canarios residentes en aquel país gracias a la financiación que sale de las arcas públicas del archipiélago. 

Ovelina Abreu, herreña de 84 años, es una de esas 303 usuarias. Vive sola en su apartamento de Caracas, casi totalmente dependiente ya que se encuentra en silla de ruedas. El equipo de Canarias por el mundo, con su director José Déniz a la cabeza, pudo ser testigo en persona de como la ayuda de una de las asistentas domiciliarias lo son todo para ella. Más allá de la colaboración en las tareas de la casa, la compra en la calle, el acompañamiento a médicos y otros recados, estas personas, en su mayoría mujeres, son auténticos ángeles de la guarda para isleños como Ovelina. «Lo mejor que el gobierno canario nos puede estar dando es esta ayuda, es muy importante que no nos la quiten» decía en la entrevista que grabábamos en su propia casa el pasado mes de mayo. En la imagen la vemos con Cati, asistente domiciliaria contratada a través de estas subvenciones y de la coordinación de FECAN. “Viene dos veces a la semana a mi casa, pero están pendientes de mi todo el tiempo. Me llaman fuera de sus horarios, me hacen sentir acompañada siempre” asegura Ovelina.

Lo cierto es que, pese a que ha habido y hay quienes utilizan el miedo como arma partidista generando inquietud entre centenares de beneficiarios con mensajes alarmistas que apuntan a la desaparición de estas ayudas y servicios, la realidad es que las ayudas se han mantenido, continúan y hasta crecen (dependiendo de la radiografía concreta de cada entidad, ya que las subvenciones se ajustan al cumplimiento de criterios transparentes que son publicados en las bases de las convocatorias). La Viceconsejería de Acción Exterior del Gobierno de Canarias, a cargo de Juan Rafael Zamora, ya ha publicado la concesión de subvenciones a varias entidades que se dejan, literalmente, la piel prestando estos servicios de forma profesional y humanitaria. La Fundación de Emigrantes Canarios (Fecan) es una de ellas, y en este caso, la que se hace cargo de la asistencia domiciliaria de mujeres como Ovelina Abreu.  Para este caso es un total de  76.718€ el presupuesto destinado al pago de salarios, uniformes y material higiénico-sanitario. Además de con FECAN, estos servicios se prestan con la abnegada colaboración de las Casas Canarias de Yaracuy, Fundación Canaria de Mérida, Unión Canaria de Venezuela, Hogar Canario Larense y la Fundación Garajonay. Su labor es fundamental como interlocutores eficientes de la colaboración directa del gobierno canario y los beneficiarios y beneficiarias del servicio.

Así las cosas, el Gobierno de Canarias mantiene las líneas de trabajo, apoyo y soporte para todos los canarios con algún estado de vulnerabilidad en Venezuela y   garantizan que se seguirán concediendo este tipo de subvenciones para  que los canarios y canarias con problemas de movilidad y carencias económicas puedan ser asistidos por auxiliares de ayuda a domicilio en diferentes puntos del país para  cuestiones básicas como servicio de limpieza del hogar, aseo personal, gestión de servicios ante Administraciones, cocina y cambio de apósitos y vendajes, entre otros. En sede parlamentaria, el viceconsejero de Acción Exterior del gobierno canario, Juan Rafael Zamora, ha asegurado que “es fundamental sacar de la lucha partidista las acciones con los canarios del exterior. Casi la totalidad de las fuerzas políticas del Parlamento de Canarias están en la línea de continuar el apoyo de estos programas” aseguraba. Son muchos los responsables de entidades que fuera de micrófonos reconocen que no es bueno usar  la acción de Canarias en el exterior como arma electoral “perjudica nuestra imagen, la de los miles que realmente estamos aquí trabajando por nuestra gente”. “El apoyo a los isleños en países como Venezuela o Cuba, con las dificultades que tenemos,  exige altura política y consenso”, «somos críticos cuando hay que serlo y ponemos en valor todo lo que se hace bien, pero se puede pedir soluciones sin aspavientos ni faltas de respeto» son algunas de las reflexiones de varios responsables de entidades canarias que, precisamente con el objetivo de no polemizar, prefieren no revelar su identidad para este asunto.