23 de abril de 2024

El Instituto Tecnológico de Canarias pone en marcha en Mauritania una desaladora que se alimenta de energías renovables

Legweichich, asentamiento pesquero en la costa de Mauritania, ha sido la ubicación elegida para la instalación de una planta desaladora conectada a una microrred eléctrica que suministra agua y servicios básicos para la explotación de los recursos del litoral en este enclave estratégico para la flota artesanal. El proyecto DeSal+, financiado a través del programa de cooperación Interreg MAC, ha propiciado el marco de colaboración entre el Instituto Tecnológico de Canarias y la Oficina Internacional del Trabajo de Naciones Unidas en esta población costera mauritana.

Fruto del acuerdo marco de colaboración suscrito en 2020 entre el Instituto Tecnológico de Canarias (ITC) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de Naciones Unidas, dentro de las actuaciones del proyecto DeSal+, se ha puesto en marcha recientemente una planta desaladora para abastecer de agua potable a la aldea de Legweichich, en la costa sur de Mauritania, y, junto a las instalaciones hidráulicas y eléctricas complementarias, cubrir las necesidades hídricas para estabilizar la actividad pesquera en este emplazamiento en condiciones de aislamiento.

Esta población ha sido objetivo de Naciones Unidas para crear un punto estratégico de desembarco de la pesca artesanal mauritana, en el marco del proyecto Promopeche financiado por la Unión Europea. Por su parte, el ITC explica en nota de prensa que vio en este emplazamiento una oportunidad para compartir su experiencia y capacitación técnica «en la implementación de sistemas de producción de agua potable alimentados con energías renovables» y una oportunidad así mismo de «ser partícipes de la cooperación internacional para apuntalar la actividad pesquera como factor de consolidación so

cioeconómica en este territorio».

La instalación llevada a cabo en el poblado de Legweichich, diseñada por el Instituto Tecnológico de Canarias, cuenta con un pozo de agua de mar, un pozo para el vertido de salmuera, un depósito de agua desalada, así como sistemas hidráulicos y eléctricos anexos a la desaladora de ósmosis inversa de alta eficiencia, de 80-120 metros cúbicos día de capacidad.

La instalación, en su conjunto, provee de agua en sus diferentes usos: para las actividades de limpieza y transformado del pescado, para producir hielo y otras acciones relacionadas con el punto de desembarco; también para el suministro de agua potable a la población de Legweichich.

La planta desaladora, ya en funcionamiento, tiene una capacidad de producción de agua desalada de entre 3,3 y 5 metros cúbicos hora, con un consumo específico de energía medio de 2,5 kilovatios hora por metro cúbico. En la ejecución de la obra civil y los sondeos ha intervenido la empresa canaria Talleres Falcón y en la construcción de la planta desaladora, la empresa española SETA.

Con el fin de promover la sostenibilidad y vida útil del sistema de desalación autónomo, debido a las limitaciones en las condiciones de uso y mantenimiento que puede presentar, el Instituto Tecnológico de Canarias ha desarrollado, junto con la Organización Internacional del Trabajo, una propuesta de modelo de gestión, operación y mantenimiento de la planta, en coordinación con los Ministerios de Energía, Hidráulica y Pesca de Mauritania.

Fuente: https://www.energias-renovables.com/